miércoles, 15 de octubre de 2008

"Fat Boy", el pony borracho que cayó a la alberca

"Fat Boy", un pony de 12 años inglés, se excedió en su inocente cata de manzanas fermentadas y fue abordado por la yegua de las pesadillas al precipitarse en un alberca y quedarse atrapado en el agua sin poder salir. El enorme y descontrolado splash despertó a Sarah Penhaligon, habitante de Cornwall, la cual al asomarse en la oscuridad y ver un enorme animal en la alberca entró en pánico. Sarah habló al 999 sin saber bien como proceder y un equipo de recate logró después de horas sacar de la piscina a "Fat Boy", esto fue a las 5 AM. Al parcer fue una enorme noche de juerga para este pony disoluto, que además vomito grandes cantidades debido al mareo provocado por la oscilación de la pileta. Los veterinarios lo revisaron y al parecer "Fat Boy" se encuentra en perfectas condiciones, aunque se cree se encuentra un poco perturbado por sus sueños de embriaguez con una serie de vírgenes druidas desnudas que lo montaban después de aplicar el clásico nocturno del skinny dipping y le daban terrones de ázucar con altas concentraciones de alcohol o lsd (en ese momento ya no se podía distinguir, pues todo era un gran patizal líquido de felicidad). Y al despertar "Fat Boy" se encontró con la enorme decepción de estar rodeado de una serie de veterinarios y rescatistas vestdios de neopreno y y biohazards anaranjados y nada de las flores remotas de su excursión onírica.


El pony "Fat Boy", pastando con tremenada cruda el día después de su pomifera borrachera.
 
Free counter and web stats